Publicidad

viernes, 24 de febrero de 2017

Cuidados tras la intervención



Instrucciones  para realizar su autocuidado.

Una vez que el paciente se va de alta con la cánula puesta, hay que hacerle partícipe de sus cuidados desde el primer momento. Suelen acomodarse a que los cuidados se los realice otra persona, y se vuelven dependientes. Hay que evitarlo por todos los medios.
 Los cuidados son bastante sencillos y tiene que convertirse en algo cotidiano.
A continuación se apuntan algunos consejos para un correcto cuidado.



  •  La cánula deberá cambiarse diariamente.
  •  La zona del estoma deberá limpiarse con agua y jabón, procurando que no entre por el estoma. Esta actividad podrá realizarse incluso en la ducha junto a la higiene diaria.
  • Una vez efectuada la limpieza la zona deberá secarse bien.
  • La cánula que se retira se limpiará con agua y cualquier antiséptico diluido. 
  •  Es aconsejable el mantenimiento de una temperatura y humedad óptimas por lo que es recomendable el uso de un humidificador o en su defecto un recipiente con agua.     
  •  Evitar conductas nocivas como el consumo de tabaco o alcohol.
  •  Evitar los ambientes cargados de humo o polvo.
  • Controlar el aporte de líquidos para mantener siempre las secreciones fluidificadas. 
  •  Evitar la entrada de polvo o partículas extrañas bien sea con un pañuelo, bufanda, filtro, etc.